Avión

El Aeropuerto de Barcelona El Prat se encuentra situado al suroeste de la Ciudad Condal (Barcelona), a 6 metros sobre el nivel del mar, y entre los términos municipales de El Prat de Llobregat, Viladecans y Sant Boi.

Es el segundo mayor aeropuerto internacional en España, después del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas y es el primero de Cataluña y de la costa mediterránea, siendo el décimo con más tráfico de pasajeros de Europa, según datos del año 2.015.

Hay vuelos directos desde Valencia, Alicante, Murcia,  Sevilla, Granada, Madrid y Santiago de Compostela.

Tren

La red de ferrocarriles tiene su centro en la estación de Sants de Barcelona, sus trayectos de Larga y Media Distancia, usando tanto la red clásica como la red de alta velocidad conectan Barcelona con destinos nacionales e internacionales, por lo que es una buena opción para llegar con AVE desde Madrid y Zaragoza, o con Talgo desde Valencia, Alicante, Murcia, Sevilla y Granada.

Sants dispone de conexiones con las líneas 3 y 5 del Metro de Barcelona a través de la estación de Sants-Estació, conectando directamente con la sede del congreso. También la red de autobuses urbanos de Barcelona operada por TMB permite acceder al recinto gracias a las siguientes líneas: H10, V7, 27, 32, 78, 109, 115

Otros medios de transporte

Autobús

La Estación del Norte (oficialmente Barcelona Nord), es una de las tres estaciones de autobús de Barcelona,​ siendo la más importante de Cataluña en cuanto a viajeros y conexiones nacionales e internacionales. Actualmente forma un intercambiador multimodal con la Estación de Arco de Triunfo donde enlaza con el Metro de Barcelona (L1), con tres líneas de cercanías (R1R3 y R4) y una línea de regionales (R12).

Coche

En lo que a transporte por carretera se refiere, Barcelona dispone de una densa red de autopistas y autovías, y las principales son la AP-7, que empieza en Vera (Almería), pasa por CartagenaElche, Valencia, Barcelona y sigue hacia Perpiñán, la A-2 que empieza en Madrid, pasa por Zaragoza, Barcelona y sigue también hacia la frontera francesa, la AP-2, que discurre paralela a la A-2 entre Zaragoza y Barcelona, y la C-16 Barcelona Manresa, que llega hasta París. Tanto la AP-2 como la AP-7 son autopistas de peaje gestionadas por empresas concesionarias.